Periódico en línea

Registrado en el Tribunal de Milán, n° 197 de 25/06/2015

  • CRISTIAN RODRÍGUEZ: EL GAUCHO VUELVE A SU CASA

    Si no consideramos el fútbol, el primer verdadero amor de Cristian Gabriel Rodríguez Barotti llevaba el nombre de India.

    Era una pequeña yegua, una tobiana, que representaba un regalo que los padres hicieron al Cebollita (el verdadero Cebolla es Carlos, el padre, como suele precisar) cuando tenía más o menos 10 años para que pudiera expresar su nueva pasión para los caballos.
    Siguiendo el proceso de asociaciones que producimos constantemente en nuestra mente, para Cristian India significaba Juan Lacaze, su lugar nativo (es conciudadano de Ernesto Chevantón), Juan Lacaze significaba casa y pensarse en casa lo lanzaba hacia una sensacion de felicidad de la cual no quería alejarse.

    Brasile vs Uruguay - Qualificazioni Mondiali Russia 2018

    Fue así que el fútbol (que, por cierto, es aún uno de los grandes amores del Cebolla) se convirtió en un medio para alcanzar su sueño principal: comprar un campo cerca de Juan Lacaze, crear una cuadra de caballos y disfrutar con la familia y los amigos.

    La primera etapa de su viaje futbolístico lo condujo a la capital Montevideo, al Peñarol, bajo el consejo del padre que le sugerí de no aceptar las ofertas procedentes de Francia sino de crecer y formarse en patria.
    Con el Manya ganó el campeonato en 2003 y luego emigró a Europa dos años más tarde.
    En el Viejo Continente los pagos son más altos, el sueño se estaba acercando.

    Con las camisetas de Paris-Saint Germain, Benfica y Porto ganará muchos títulos. Con el Atlético Madrid del Cholo Simeone, que lo consideraba su duodécimo hombre, participará en la histórica temporada 2013-2014. En el Parma, en aquel entonces erosionado por una crisis económica sin soluciones, cerrará tristemente su experiencia europea. Volvió a Sudamerica, pasando fugazmente por el Grêmio de Porto Alegre para luego mudarse por un año al Independiente de Avellaneda. Hace unos días fichó por Peñarol otra vez, le faltaba Uruguay, Juan Lacaze, su casa.

    Porto's Rodriguez reacts during Champions League soccer match against Chelsea

    Por todos lados es amado por su entrega, por dejar cada gota de sudor que tiene disponible.

    Por supuesto siempre entregó todo también por la selección. A modo de ejemplo, cabe destacar que en 2015, a pesar de haber disputado solo 7 partidos a lo largo de una temporada, el Maestro Tabárez lo incluyó en la familia de la Celeste para la Copa América en Chile.
    La explicación la dio el mismo Rodríguez en una entrevista:

    Cuando ingreso al campo de juego siempre lo entrego todo. Cuando visto la camiseta de cualquier equipo o de la selección, represento a una institución y tengo que defenderla.”

    (SP)URUGUAY-CANELONES-SPORTS-SOCCER

    Mientras tanto, en 2007, el Cebolla ya había cumplido con parte de su sueño, comprando un campo, a cinco kilómetros de Juan Lacaze, al que llamará Chichongo, en honor del perro con el que jugaba de chiquito.
    Ahí vuelve cada vez que el agobiante calendario futbolístico lo permite. Ahí volverá una vez terminada su carrera.

    Porque para Rodríguez una pilcha, una boina, un caballo y el amor de sus queridos son suficientes para pintar la felicidad en una vida en la que el fútbol no es el tema central.

    Alex Alija Čizmić

    Alex Alija Čizmić

    El Jefecito. Mezzo italiano, mezzo bosniaco, ma da sempre innamorato dell'Argentina. Ama tutte le lingue di questa terra, ne frequenta abbastanza e sogna un mondo in cui tutti venerino la fratellanza e la multiculturalità. Forse, MondoFutbol è il posto giusto.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Send this to a friend