Periódico en línea

Registrado en el Tribunal de Milán, n° 197 de 25/06/2015

  • EMILIANO RIGONI, EL NÚMERO DIEZ DE MANCINI

    Lo intentó de todos modos Ariel Holan, técnico de Independiente, para convencer a Emiliano Rigoni para que se quedara al menos un año más en el club de Avellaneda.

    Emiliano es un jugador que está lejos de su techo,

    declaró Holan, pero el deseo del chico de probarse en el fútbol europeo prevaleció. La oferta de cerca de 10 millones de euros del Zenit de San Petersburgo sedució a él y a los clubes propietarios de su pase (de hecho, también el Belgrano obtuvo un porcentaje de la venta del futbolista) y los cuatro argentinos que ya formaban parte de la plantilla de Roberto Mancini contribuyeron para que extrañase menos su casa.

    Una patria, Argentina, encontrada por una de las numerosas familias Rigoni dislocadas en el norte de Italia (en concreto en Veneto y Friuli) y que se establecieron en Colonia Caroya, una extensión de campos en la provincia de Córdoba, fundada en 1876 para que fuera habitada y trabajada por inmigrantes italianos que vinieron especialmente del Bel País por voluntad del gobierno argentino. En este pueblo pequeño, en el que es posible disfrutar del mejor salami de colonia del mundo (según la opinión de los locales) y el único verdadero champán cordobés, Rigoni empieza a jugar al fútbol, por supuesto como delantero.

    Con ya 7 años comienza a desarrollar su habilidad de saber tirar con las dos piernas.

    Una mejora aconsejada por su primer entrenador Osvaldo Solá, uno de los referentes más importantes durante la infancia de Rigoni junto a su abuelo Albino, al que dedicó su primer tatuaje en el antebrazo izquierdo. Saber tirar, muy bien, con la zurda y la derecha, como lo hace Emiliano, es una habilidad preciosa y por eso el gran paso en el fútbol llegó bastante temprano. De hecho, es imposible no quedar impresionados por un pibe que a los 12 años patea los saques de esquina indistintamente con las dos piernas. “Soy un jugador ofensivo» le contestó en 2005 a los que en Belgrano, que lo había fichado del Bocha Sport Club de Colonia Caroya, le preguntaban donde quisiera jugar.

    La vocación permaneció la misma, pero Emi fue desplazado hacia las bandas, derecha o izquierda no importaba. El debut en el primer equipo llegó en el Torneo Inicial de 2013 con el Ruso Zielinski en el banco. Su aporte en zona ofensiva incrementó mucho en su segundo año con el Pirata por lo que tras un bienio de crecimiento constante recibió la llamada de un equipo grande.

    El pueblo en el que se crió, Colonia Caroya, fue fundado por Nicolás Avellaneda, en aquel entonces presidente de Argentina, y en 2015 justamente de Avellaneda, de Independiente, procedía la oferta.

    Lo quiso Mauricio Pellegrino, actual técnico del Southampton de Inglaterra, y el rendimiento con El Flaco fue aceptable. Sin embargo rindió mejor, mucho mejor, el año siguiente bajo las órdenes de Ariel Holan: 12 goles y el rol de pieza clave del equipo. Un Rayo (su apodo en Argentina) que desequilibra cualquier defensa de la Primera División y que corre hacia su primera aventura europea, con el sueño de poder vestir, un día, la camiseta del Real Madrid.

    En el Viejo Continente Rigoni no sufrió un largo período de adaptación por su enorme atletismo: su ritmo y su dinamismo eran ya de un nivel superior con respecto a Sudamérica. El cordobés supo encontrar muy pronto el espacio para expresarse, a pesar de la regla que en el fútbol ruso obliga a los entrenadores a alinear un máximo de cinco jugadores extranjeros (en la plantilla del Zenit de Rusia ya eran nueve).

    En Rusia Rigoni viste la camiseta número diez y está confirmando su peligrosidad en zona ofensiva con cinco goles en tres partidos en Europa League, incluso un triplete ante los noruegos del Rosenborg.

    Y sin duda nunca olvidará el mes de agosto de 2017, porque después del contrato europeo consiguió también el primer llamado de Jorge Sampaoli para la Selección argentina (nunca había sido convocado para la selecciones menores) y la certeza de que será observado de cerca de cara al Mundial del año que viene.

    Foto de portada ©elsol.com.ar
    Foto Emiliano Rigoni Independiente 1 ©diariopopular.com.ar
    Foto Emiliano Rigoni Belgrano ©losandes.com.ar
    Foto Emiliano Rigoni Zenit ©goal.com

    Alex Alija Čizmić

    Alex Alija Čizmić

    El Jefecito. Mezzo italiano, mezzo bosniaco, ma da sempre innamorato dell'Argentina. Ama tutte le lingue di questa terra, ne frequenta abbastanza e sogna un mondo in cui tutti venerino la fratellanza e la multiculturalità. Forse, MondoFutbol è il posto giusto.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Send this to a friend