Periódico en línea

Registrado en el Tribunal de Milán, n° 197 de 25/06/2015

  • GABRIEL HEINZE, SIGUIENDO LAS HUELLAS DE BIELSA

    Elegí este club por el nivel de jugadores.

    Gabriel Iván Heinze es el nuevo técnico del Vélez Sarsfield y esta declaración, pronunciada durante su presentación, podría sonar una exageración para engatusar a la gente. En realidad, el nuevo DT del club de Liniers expresó su juicio con enorme conocimiento de causa.

    Vi 48 partidos del Vélez, eso quiere decir que puedo ayudar.

    Observación, analisis y evaluación. En el caótico mundo del fútbol argentino, Heinze, a pesar de ser casi un primerizo, ya es conocido por ser un fanático del detalle, un perfeccionista que no deja nada al azar, un planificador que cree en el trabajo. Y no podía ser de otra manera, básicamente por dos razones.
    La primera es su ascendencia. El padre de Heinze, de hecho, es hijo de una familia de alemanes del Volga, una comunidad étnica emigrada a Argentina a finales del siglo XIX. Invitados por Catalina II (nacida en la entonces Prusia) a mudarse a Rusia durante su reino, se construyeron la reputación de ser grandes trabajadores, pero cuando dejaron de existir los privilegios otorgados por la zarina (que mientras tanto había fallecido desde hace aproximadamente cien años), una parte sustancial de la comunidad alemana de Rusia optó por emigrar a Sudamérica. Muchos decidieron irse a Argentina y establecerse en particular en la provincia de Entre Ríos. Es aquí, en la pequeña ciudad de Crespo, donde nació y se crió Gabriel Heinze, cuya formación futbolística se desarrolló en el local Club Atlético Unión. Es justamente cuando jugaba por este club que uno de los mejores cazatalentos de Argentina, Jorge Griffa, puso el ojo en él.

    Este Gringo algo tendrá porque no para de correr.

    Para Griffa las cualidades fundamentales para convertirse en un buen jugador son la técnica, la velocidad, la fuerza física y mental. La última de las cuatro fue la que llevó a Heinze al éxito y a una elogiable carrera europea, que empezó tras tan solo 7 partidos como profesional en Newell’s Old Boys. «El presidente de ese momento, Eduardo López, me vendió sin conocerme», dijo sobre su inmediata transferencia al Viejo Continente. Valladolid, Sporting de Lisboa, Paris Saint-Germain, Manchester United, Real Madrid, Olympique de Marsella y Roma fueron las etapas prestigiosas de un hombre que en cada aventura siempre puso «alma, corazón y sacrificio», como dijo él mismo. Acorde con la fervorosa pasión que domina la vida del Gringo -un apodo utilizado con las personas de ascendencia anglosajona-, su viaje no podía no terminar en su querido Newell’s. Y por supuesto Heinze lo terminó siendo figura y referente del equipo que, entrenado por el Tata Gerardo Martino, escapó del descenso, conquistó el Torneo Final 2013 y estuvo cerca de llegar a la final de la Copa Libertadores del mismo año, eliminado por el Atlético Mineiro de Ronaldinho que luego triunfará en la competición.

    Además, si eres de Rosario y apoyas a la parte rojinegra de la ciudad, no puedes eludir la influencia de una figura como la de Marcelo Bielsa, la segunda «razón» por la cual Heinze es el entrenador que conocimos hoy.
    Griffa, Bielsa, Martino: Heinze tuvo la suerte de trabajar con las tres personalidades más influyentes de la historia reciente del Newell’s Old Boys, pero es sobre todo del Loco Bielsa que trajo las enseñanzas principales.
    Heinze, que con Bielsa ganó el oro olímpico en 2004 en Atenas, estudia fútbol entre 7-8 horas por día y tras su primera y negativa experiencia en Godoy Cruz -al que entrenó sin todavía tener la licencia- decidió aceptar la propuesta de Argentinos Juniors, recién descendido y ansioso por volver a la Primera División lo más pronto posible. Dejó la familia en Rosario y se dedicó completamente a su trabajo. Las críticas iniciales fueron pesadas: los hinchas se burlaban del Gringo y lo insultaban por los malos resultados y le echaban la culpa a la dirigencia por haber fichado a un entrenador sin experiencia.

    Finalmente, Heinze terminó acallando a todos sus críticos y convirtió los insultos en elogios.

    En una conferencia del 14 de mayo de 2017, en Perugia, Bielsa dijo: «Prefiero conseguir zero puntos tratando de buscar tres que conseguir uno sin posibilidades de conseguir tres».  Y Heinze, que considera a Bielsa como «el mejor del mundo», adoptó este principio desde el primer momento y tras muchos años de decadencia, culminados con el descenso a la segunda división, aportó una revolución en la Paternal, justamente al estilo de su maestro Bielsa.
    Su Argentinos Juniors ganó la Primera B Nacional y obtuvo el ascenso con cuatro fechas de antelación, el mejor ataque y la mejor defensa, en un campeonato historicamente muy equilibrado y competitivo, en el que también el River Plate tuvo muchas dificultades en la temporada 2011/2012.
    Los resultados fueron acompañados por el buen fútbol, expresado a través de un juego agradable y ofensivo, a veces dominante. Hasta el punto que Eduardo Ramenzoni, periodista de TyC Sports que sigue el ascenso argentino, llegó a decir: «En algunos partidos el Argentinos superó al rival como si fuera un entrenamiento». Los dictados eran presionar muy arriba y mirar de inmediato hacia la portería, con mucha intensidad, porque sin ella, según el propio Heinze, no se puede entrar al terreno de juego. Heinze se centró también en el desarrollo de los mejores talentos del «Semillero del Mundo«, una de las divisiones inferiores más productivas de Argentina: Esteban Rolón, ahora en el Málaga de España, y Alexis Mac Allister, nacido en 1998, son los que más se beneficiaron de la llegada del Gringo.

    En el estadio «Diego Armando Maradona», que no es un estadio cualquiera, hacía años que no admiraban un entrenador capaz de influir de manera tan profunda en el estilo de juego del equipo. Quizás desde la época de Ángel Labruna y Roberto Saporiti, los creadores del Argentinos Juniors ganador de los años 80 -el primero construyó la base y el segundo la mejoró hasta alcanzar el éxito.
    Gracias a esta temporada extraordinaria, Heinze se convirtió en el nombre destacado entre los técnicos argentinos emergentes y fue elegido por la nueva Comisión Directiva del Vélez para reanimar a un equipo que en este preciso momento tiene que mejorar su «promedio» para no correr el riesgo de descender. Con una plantilla joven y llena de buenos jugadores y la vuelta del ídolo Mauro Zárate será más fácil lograr el objetivo, según lo que creen algunos. Para Heinze no es así. El Gringo nunca se separa de su ordenador y su pendrive, a fin de informarse y analizar, pero lo que más cautivó las atenciones de los que están a su alrededor es la reticencia a renunciar a su propia idea. En una palabra, coherencia.
    ¿Ésto les suena familiar? A Carlos Tévez, gran amigo de Heinze, sí. Hasta el punto que para el Apache no hay duda.

    Heinze va a ser el próximo Bielsa. Le tengo una fe bárbara porque sé la clase de persona que es, alguien que trabaja las 24 horas.

    Eso esperan el fútbol y Vélez Sarsfield.

     

    Credits
    Foto de portada y en la nota ©tn.com.ar
    Foto conferencia de prensa Vélez Sarsfield ©12noticias.tv

    Alex Alija Čizmić

    Alex Alija Čizmić

    El Jefecito. Mezzo italiano, mezzo bosniaco, ma da sempre innamorato dell'Argentina. Ama tutte le lingue di questa terra, ne frequenta abbastanza e sogna un mondo in cui tutti venerino la fratellanza e la multiculturalità. Forse, MondoFutbol è il posto giusto.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Send this to a friend