Periódico en línea

Registrado en el Tribunal de Milán, n° 197 de 25/06/2015

  • LUCAS PRATTO, EL FICHAJE MÁS CARO DE LA HISTORIA DEL RIVER PLATE

    Lucas Pratto es el fichaje más caro de la historia del River Plate. Marcelo Gallardo lo pidió explícitamente para reforzar su ataque y buscar nuevos triunfos. La dirigencia desembolsó más de 11 millones de dólares y cumplió el deseo del entrenador. Sí, estamos hablando del mismo delantero por el que Edgardo Bauza había apostado durante su cargo como técnico de la selección argentina y por el que fue objeto de muchas críticas.

    “En la selección juega Pratto porque a algunos les falta alma”, afirmaba con firmeza en Central Fox Hernán Crespo, 35 goles en 64 partidos con la Albiceleste. Las palabras del Valdanito se remontan al encuentro frente a Colombia en las eliminatorias rumbo al Mundial 2018 y sintetizan en una frase la trayectoria de vida de Lucas Pratto, desde el humilde barrio de Altos de San Lorenzo en La Plata hasta su llegada al River. Los más escépticos criticaban a Bauza -un entrenador que supo ganar dos veces la Copa Libertadores con la LDU de Quito y San Lorenzo- y se preguntaban con asombro qué hacía Pratto al lado de Messi y en lugar de fenómenos del fútbol argentino contemporáneo como Gonzalo Higuaín y Sergio Agüero.
    La respuesta está en la palabra clave utilizada por Crespo, es decir “alma”. Pratto lucha, desde siempre. Es lo que hizo desde cuando era pequeño, tras haber sido descartado por el Estudiantes de La Plata que solo lo tenía en cuenta para la Liga Amateur.

    Creía que estaba para más,

    contó a El Gráfico en 2013. Por eso, no se preocupó demasiado y decidió juntarse al hermano Leandro en Defensores de Cambaceres, un club del Ascenso argentino al que Pratto aprendió a amar, que sigue apoyando con pasión y por el que siempre está a disposición cuando puede. La sede del Cambaceres está en Ensenada. Altos de San Lorenzo y Ensenada están a una hora de distancia.
    Significaba caminar por unos kilómetros para luego viajar otros más en autobús, pero eso no afectaba a Pratto porque él “la luchaba mucho dentro y fuera de la cancha”, como dice a MondoFutbol Ariel Pallanza, compañero de Pratto en las juveniles del Cambaceres: “De chico jugaba de volante ofensivo, pero con mucho sacrificio para recuperar y no dar ningún balón por perdido. Tenía buena técnica pero sobresalía mucho más por su físico. Creo que el sacrificio fue clave en su carrera.”

    Crecido sin padre, que abandonó a la familia muy temprano, Pratto, junto a su hermano mayor, tuvo que asumirse muy pronto grandes responsabilidades y convertir problemas en soluciones. Las humildes condiciones económicas de la familia lo obligan a buscar los trabajos menos deseados para redondear (o sea repartir volantes y cuidar un salón de fiestas, donde cobraba 50 pesos por mes) y poder comprar sus zapatos “favoritos”: “Como no tenía plata para tener unos de marca, mi mamá me los hacía fabricar en una zapatería del barrio, donde me salían mucho más baratos. Salían 25 pesos los negros y 30 si los querías de un color.”

    Y para combinarlos con los colores de Cambaceres yo los pedía blancos y con la pipa de Nike roja. Todo trucho, por supuesto.

    Justamente con esos zapatos fue notado por Gabriel Palermo, preparador físico y hermano del más conocido Martín leyenda del Boca Juniors. Lo llevaron a una prueba a Casa Amarilla y terminó siendo fichado por los Xeneizes.
    Pratto la “rompió” en la Quinta del club auriazul y tras un montón de goles se ganó la oportunidad de subir al primer equipo, pero al poco tiempo se dio cuenta de que, justamente por la presencia de Martín Palermo en la plantilla, no podía encontrar espacio. Entonces fue a buscar la titularidad a otros lugares: al Tigre, al Unión de Santa Fe en segunda división y hasta a Noruega, al Lyn de Oslo.

    Pero es en Chile, en la Universidad Católica y bajo el mando de Juan Antonio Pizzi, donde pudo dar un paso al frente más. Fichado por la U en la negociación que llevó a Gary Medel a Boca, conquista el campeonato chileno (el último para Los Cruzados antes de la vuelta de Nicolás Castillo) y se gana otra oportunidad en el Viejo Continente. En Italia, lamentablemente, tuvo un mal pase por el Genoa, con el que marcó solo 3 goles en 17 partidos.

    Rodrigo Palacio, que me ayudó mucho allá, me dijo que estaba bastante bien para haber llegado recién. Capaz yo no me di ese tiempo, pero era más chico y quería jugar,

    dijo sobre su estadía en Italia, donde lo recuerdan más por su postura y sus movimientos descoordinados por los que empezaron a llamarlo El Camelo, además de El Oso como se le conoce en Argentina.
    Pratto no se dio por vencido y siguió creyendo que está para más. Fue contactado por el Vélez Sarsfield, más precisamente por el entonces manager Christian Bassedas, actual DT del Olimpo de Bahía Blanca, que a MondoFutbol declara: “Pratto en Vélez ha sido un extraordinario jugador. Completo, de acuerdo con sus características. Potente, rápido, asistidor, luchador para el cuidado del balón y goleador. Puede jugar en todo el frente del ataque y si se requiere de un esfuerzo extra él siempre responde.”

    En aquella época se convirtió en ídolo del Vélez. La gente lo recuerda con mucho cariño y es el tipo de jugadores que se extrañan.

    Coincide Ricardo Gareca, DT de la seleccion peruana y técnico del Vélez más ganador de la historia, que fue elegido justamente por Bassedas: “Pratto es un delantero de gran sacrificio, también en la colaboración defensiva. Entiende muy bien el juego, tiene gol y asistencia y sobre todo es un gran profesional, un jugador de mucha personalidad.” Bajo las órdenes de Gareca, que fue un excelente delantero, Pratto mejoró de manera evidente, hasta el punto de que cautivó las atenciones de la primera división brasileña.

    Durante cuatro temporadas con las camisetas del Atlético Mineiro y del San Pablo no logró muchos títulos (solo dos campeonatos estatales con el Galo) pero sí logró obtener la confianza de Edgardo Bauza, que estaba en búsqueda de una alternativa a los desanimados Higuaín y Agüero.
    No anduvo mal -realizó dos goles en cinco partidos- pero la llegada de Jorge Sampaoli le cerró, quizás si de manera permanente, las puertas del Mundial, a pesar de que el año pasado estuvo en la lista de los deseos del DT argentino cuando entrenaba al Sevilla de España. ¿Pratto se rindió? Ni hablar.

    Aunque nunca hablé con Sampaoli, sigo soñando con poder ir al Mundial.

    afirmó El Oso que, por este motivo y por acercarse a su hija Pía, decidió aceptar la oferta de Gallardo, un hombre al que no se le puede decir que no. Considerando que el atacante del campeonato argentino por el que Sampaoli había apostado, Darío Benedetto, está de baja por lesión, Pratto es el delantero de más renombre de la Primera División.
    Al final Sampaoli, que sigue el torneo local de muy cerca, podría elegir al mismísimo Pratto, consciente de que, además de una gran comprensión del juego, llevaría a Rusia una gran dosis de esa “alma” que muchas veces marca la diferencia.

    Credits
    Foto de portada ©lanacion.com.ar
    Foto Pratto Argentina ©eluniverso.com
    Foto Pratto Cambaceres ©Revistatribunaroja.blogspot.com
    Foto Pratto Boca Juniors ©argentina.as.com
    Foto Pratto Vélez Sarsfield ©minutouno.com

    Alex Alija Čizmić

    Alex Alija Čizmić

    El Jefecito. Mezzo italiano, mezzo bosniaco, ma da sempre innamorato dell'Argentina. Ama tutte le lingue di questa terra, ne frequenta abbastanza e sogna un mondo in cui tutti venerino la fratellanza e la multiculturalità. Forse, MondoFutbol è il posto giusto.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Send this to a friend