AEM Lleida, Dani Rodrigo y la fuerza de las ideas para romper esquemas

Históricamente Cataluña es lugar de fútbol, tierra de la que se difunden rivoluciones futbolísticas muchas veces destinadas a cambiar la manera de observar y practicar este deporte. Pero esta vez el mensaje no fue lanzado por Barcelona, no tiene nada que ver con Cruijff ni tampoco con Guardiola, sino con Lleida (Lérida en castellano), una ciudad que está a 160 kilómetros de la capital catalana y en la que el fútbol es vivido con amor, también por las chicas. En particular por las del equipo infantil femenino del AEM Lleida, que desde tres años compite en la categoría masculina y en esta temporada ha sido capaz de conquistar el campeonato con cuatro jornadas de antelación, gracias a 19 victorias, 2 empates y una sola derrota en 22 partidos disputados (93 goles realizados, solo 25 encajados).
Uno de los protagonistas principales de esta empresa y portador de una idea al mismo tiempo audaz y diferente es Dani Rodrigo, el técnico del primer equipo femenino del AEM Lleida y sobre todo de las jóvenes jugadoras que protagonizaron la historia que está recorriendo el mundo, acabando con tabúes, superando discriminaciones relativas al sexo y dando al fútbol femenino la notoriedad y las atenciones de las que, quizás, necesita para dar el salto de calidad. Nosotros de MondoFutbol, siempre atentos al fútbol jugado en cada lugarcito del mundo, quisimos escuchar directamente de la voz del entrenador el camino que llevó el AEM Lleida, categoría infantil, al título.

¿Cómo nació la idea de crear un equipo compuesto solo por chicas para que compita en la categoría masculina?

La idea nace hace tres años por tener una competición muy floja. El primer año no fue demasiado bien, el segundo quedamos terceras y este año campeonas.

¿Cuales fueron las dificultades principales en el comienzo y cuales las reacciones de las chicas y de sus familias cuando les dijeron que iban a competir en la categoría masculina?

Nos decían que estábamos locos, que como íbamos a jugar con niños, que perderíamos todo, que les harían daño, pero seguimos con la idea. Inicialmente encontramos muchos prejuicios y el primer año no lo pasamos bien. El segundo año ya estaba todo normalizado y ya no era tan extraño, nos conocían y ya lo veían normal.

¿Cómo lograsteis mejorar el rendimiento?

Lo conseguimos porque se trabajan mucho los conceptos técnicos y tácticos, que es donde podíamos ser superiores a los niños.

¿Cómo piensan el fútbol las niñas? ¿Cuales diferencias notasteis entre ellas y los niños de la misma edad?

Ellas son más maduras, asumen los conceptos mucho más rápido, son constantes y trabajadoras. Poseen muchísimo talento.

¿Qué significa este logro para el fútbol femenino según su opinión?

Romper esquemas, que con esfuerzo, constancia e ilusión se puede lograr cualquier cosa.

También otros equipos femeninos (categoría infantil) consiguieron campeonatos en los últimos años (Rayo Vallecano) pero vosotros lo habéis hecho de manera mucho más sobresaliente, impactante (se consagraron campeonas con cuatro jornadas de antelación, N.d.R.).

Sí, nosotros hemos sido un equipo con todas las letras. Gran portera, compactas defensivamente, medio campo de creación y una punta espectacular (hasta ahora ha marcado 37 goles en 22 partidos, N.d.R.).

Hablando del fútbol femenino más en general, ¿qué necesita para que sea más seguido?

Necesita que las federaciones igualen las competiciones, que los medios de comunicación apuesten mucho más, que instituciones y patrocinadores apuesten y el fútbol femenino podría crecer muchísimo.

¿Y usted tratará de hacer lo posible para contribuir a este crecimiento?

Por supuesto, yo soy uno más de los amantes de este deporte, independientemente del sexo.

 

Gracias a Dani Rodrigo por su disponibilidad y a Gerard, su segundo entrenador, por el material audiovisual.

Fotos ©AEM Lleida/MondoFutbol