Previous slide
Next slide

Ludi cuenta La Masía para MondoFutbol

목차 보기

El 10 de junio de 2016 ha sido probablemente el día más interesante y formativo de mi primera fase de transición de jugador a dirigente. Gracias al Curso Ejecutivo “Management psicosocial para el deporte” de la Alta Escuela de psicología Agostino Gemelli (ASAG) de la Universidad Católica he tenido la posibilidad de visitar la Masía del FC Barcelona.

La Masía es la estructura situada dentro del centro deportivo Joan Gamper en la que los jóvenes futbolistas de la cantera viven, estudian, entrenan, y se forman antes como hombres y luego como atletas.

A pesar de que quedé impresionado por la residencia, los campos de entrenamiento y las áreas de recreo y estudio a disposición de los 73 chicos entre los doce y dieciocho años procedentes de todos los rincones del mundo, me sorprendió más la atención al aspecto humano antes del futbolístico con la que los chicos son manejados.

Entrata_Masia

Rubén Bonastre, el coordinador académico, fue el que nos expuso el proyecto de gestión y el trabajo de formación que aplican con los canteranos.

Su tarea, al no ser un técnico, está centrada en todos los otros aspectos de la vida del futbolista que no son las habilidades técnico-táctica: el carácter, la sensibilidad, la fragilidad y la personalidad. La atención al respecto de las reglas es total y de la misma manera es fundamental la actividad escolar, es decir el comportamiento y la conducta académicos.

De hecho, según Bonastre, es sorprendente que los chicos que generalmente se demuestran anarquicos o poco atentos en la escuela hacen lo mismo en el campo de juego.

El cuadro de la situación describe jóvenes jugadores a los que seguramente les gusta divertirse, pero que crecen trabajando duramente en la escuela, en la residencia y finalmente durante los entrenamientos para perseguir un sueño, muchas veces a miles de kilómetros de distancia de la familia, de sus hábitos y de sus culturas. Las cuestiones de la distancia, del desplazamiento y de la separación son los aspectos sobre los que el mismo Rubén, junto al director de la Masia, a los tutores y a los educadores trabajan más.
Efectivamente, en un periodo tan delicado como la adolescencia, estos son los aspectos que pueden causar dificultades emotivas que luego se pueden transmitir a las relaciones con los compañeros y al campo de juego, limitando por lo tanto la integración y el rendimiento deportivo de los chicos.

Joan_Vila_Bosch

Por eso, para el éxito del proyecto es fundamental el rol del psicólogo, presente una vez a la semana en la residencia y siempre disponible para cualquier eventualidad, que maneja los temas antes mencionados y trabaja para que los chicos no alimenten sus ilusiones y no crean expectativas demasiado grandes para su joven, hermosa pero también difícil edad. Todo esto tratando siempre de mantener con ellos una relación confidencial y de confianza e invitándolos continuamente a creer en el trabajo y en el esfuerzo diario, a tener paciencia, una prerrogativa fundamental pero muchas veces no tenida en cuenta por una sociedad moderna que nos invita a exigir todo inmediatamente.

Hay también un gran trabajo de mediación con los padres y las familias.

Fue establecido que cada tutor puede gestionar un máximo de diez chicos para que pueda entablar una relación íntima con ellos, profundizar el conocimiento de sus familias y convertirse de esta manera en un punto de referencia estable y concreto para cumplir también con los deseos más pequeños o manejar dificultades que nacen de repente.

Otro aspecto para el que quedé impresionado, y que me hizo entender porque este proyecto puede ser considerado único en el mundo, es el sentido de pertenencia que poseen todos los que actúan alrededor del Club.

Según su modelo es prioritario emplear personas que ya conocen la filosofía, el ambiente y la cultura del Barça. Por eso en todos los ámbitos relacionados con el sector técnico (entrenadores de las juveniles, fisioterapeutas, preparadores atléticos y gestores) hay una representación masiva de ex canteranos del club. Esta es la razón por la que el Barcelona suele proponer a los jugadores que no llegan al nivel estandarte requerido por la Academia blaugrana de ser acompañados a través de un camino formativo centrado en habilidades y pasiones alternativas para reintroducirlos al club mediante otros empleos.

Un ejemplo es el responsable de los fisioterapeutas que hasta los dieciocho años era compañero de habitación de Iniesta en la residencia.

Fue inmediata la comparación con Italia, donde casi la mayoría de los clubes no piensa que el sentido de pertenencia y el vinculo con la camiseta puedan representar valores indispensables para el equipo.

Rinus_Michaels

Al contrario el mejor club del mundo, que tendria el poder para llegar a los mejores expertos en cada sector, elige invertir dinero pero sobre todo recursos humanos y tiempo en la formación en sus propios empleados ya desde cuando son chicos.
Más tarde intervino Joan Vila Bosch, el director metodológico del área técnica. Él llegó a Barcelona en 1970 y antes de desempeñarse en su rol actual fue jugador del club (ganó una Liga) y entrenador de las juveniles durante diez años. Para explicar mejor la importancia de su figura, debéis saber que él es la persona que Xavi agradeció cuando se despidió del Camp Nou antes de irse a Nueva York definiendola su padre deportivo y diciendo que sin él seguramente no se habría convertido en el jugador que ha sido.
Lo que me sorprendió de Bosch no fue su currículum sino el dominio de sus competencias y la humildad con los que nos habló sobre el fútbol y el proyecto de la cantera durante tres horas. Para comprender los éxitos de la era moderna, es necesario entender cuanto la idea de fútbol del club es arraigada en todas las categorías de las juveniles hasta el primer equipo.

Es una filosofía que trasciende entrenadores y jugadores y que se basa en la formación de jóvenes campeones funcionales a un proyecto técnico ya consolidado, que representa perfectamente la identidad del club.

El señor Bosch para explicarnos de donde nace el proyecto Barcelona y como se desarrolló hasta llegar a su máximo nivel identificó tres pasos fundamentales. El primero bajo el mando de Rinus Michels (técnico holandés vicecampeón del mundo en 1974 y campeón europeo en 1988 con su selección), desde 1971 hasta 1975 y desde 1976 hasta 1978, que por primera vez entrenó el elemento físico además del aspecto técnico-táctico. La segunda fase importantísima para constituir las raíces sobre las que se fundamentan los triunfos de los últimos diez años fue caracterizada, desde 1988 hasta 1996, por la presencia en el banquillo del fallecido Johan Cruijff, que inculcó radicalmente el estilo de la posesión del balón, que hoy en día corresponde todavía a la manera de jugar del equipo.
El tercer momento más importante de la historia del club citado por Bosch ocurrió en el periodo 2008-2012 cuando Guardiola mejoró la posesión del balón  llevándolo a un nivel dominante y perfeccionó la fase de la recuperación de una manera que no tiene precedentes convirtiendo el equipo en una máquina de una belleza y superioridad sorprendentes.

Levante_Barcellona_0_4

Durante todos estos años los entrenadores de todas las categorías del club han siempre tratado de trabajar siguiendo un estilo, un modelo de juego y una filosofía comunes que tuvo su máxima realización el 25 de noviembre de 2012 en el partido Levante-Barcelona (0-4) en el que los catalanes jugaron con once canteranos y en el podio del balón de oro de 2010 formado solo por jugadores procedentes de las juveniles del Barça (1. Messi, 2. Iniesta, 3. Xavi).

Éstos son los momentos más significativos y los puntos más altos de la historia del club para los profesionales que trabajan en la institución culé, más de los campeonatos o de los otros trofeos ganados.

Para obtener esto la metodología se desarrolló siempre en cuatro puntos principales:

1) la atención completa al jugador; la transmisión de la filosofía y del estilo de juego a los que ingresan al mundo catalán; la formación y el adoctrinamiento de los entrenadores; la promoción internacional del club.

2) Los sujetos sobre los que se desarrolla esta metodología son los jugadores, el equipo, la idea de juego, el entrenamiento y el entrenador que en este modelo representa el epicentro de todo.

3) Ya desde las categorías mas pequeñas los futbolistas deben jugar, divertirse pero sobre todo compartirlo con el equipo, integrándose con ello sin renunciar a su propio talento.

4) En el campo, por ejemplo, el equipo tiene que moverse para ofrecer opciones de pase (¡siempre siete según su idea!) pero el jugador tiene que decidir de forma independiente.

Conseguir que los jóvenes tengan la concienciación de su talento es el aspecto sobre el que los entrenadores de la cantera trabajan más para que cada chico tenga confianza en sí mismo. Para ellos es más fácil y productivo mejorar una habilidad del jugador en vez de tratar de eliminar los defectos. Además hay una atención máxima, sobre todo en los equipos más jóvenes, a las relaciones interpersonales, a la colaboración con los compañeros y al espíritu de equipo; asumiendo como punto de partida que el fútbol es complejo y que un simple pase es una forma de comunicación, estos aspectos pueden ser determinantes para el resultado final.
Los entrenadores blaugrana, además de enseñar de la misma manera la técnica, la táctica y la creatividad, tienen que formarse y estudiar constantemente a través de una actualización de fichas de análisis de sus jugadores o de los entrenamientos, examinando los vídeos de los partidos disputados.

 

No están obligados a ganar sino a educar y formar jóvenes jugadores; no tienen solo que mejorarlos sino optimizarlos, perfeccionando su relación con el modo de jugar de los compañeros y con la idea de juego que les transmitieron.

Este sistema de juego, aparentemente muy complejo, está estructurado en directrices predefinidas: el Barça de cualquier edad no ataca sino se centra en la fase de posesión; no defiende sino se ocupa de la fase de la recuperación; no tiene solo que ganar sino aprender, competir y al final ganar; no participa en una batalla sino juega un partido contra rivales, no contra enemigos, no con agresividad sino con competitividad, no para destruir el juego rival sino para crear su propio obra maestra.

Las premisas principales para traducir una filosofía tan noble en un fútbol ganador son dos:

1) una calidad técnica elevada y la búsqueda perfecta de las tres P (Posición, Posesión y Presión).

2) Con posición se entiende lógicamente la correcta ocupación de los espacios en el terreno de juego, para tratar de crear siempre mucha densidad en la zona del balón y facilitar los pases y la agresión hacia adelante en fase de recuperación.

Durante la construcción de la acción hay que ser pacientes alternando pases cortos a cambios de juego, empezando nuevamente por detrás si no se encuentran los espacios para lastimar a la defensa rival; al contrario, sin balón, el equipo tiene que ir hacia adelante, presionar con el hombre más cercano y bloquear las líneas de pase con los demás. Para hacer esto los jóvenes trabajan desde pequeños en las distancias, en las trayectorias de pase y de cobertura y en la orientación del cuerpo, es decir la postura de quien recibe el balón y la capacidad de girar la cabeza antes de recibirlo para conocer de antemano el posicionamiento de los rivales y sobre todo los movimientos de sus compañeros.

Mes_que_un_club

Mirar los vídeos de todos los equipos, desde los campeones de la Liga hasta los niños de 9 años, ha sido asombroso porque era evidente como todos jugaban con los mismos principios, las mismas ideas y la misma organización. Pequeños y más grandes.

En el momento de despedirnos, un apunte cautivó en particular mi atención. Después de haber agradecido a Joan Bosch por la disponibilidad y los secretos revelados, él nos contestó que no hay ningún secreto sino simplemente un modelo, un proyecto original de fútbol, que sienten propio, en el que creen y que por esto no es posible replicar. Obviamente, según su opinión, se puede imitar el sistema de juego, la fase de posesión o no posesión pero estos fundamentos representan solo una pequeña parte de su grandeza.

Lo que la gente no entiende es que el Barcelona es una forma de pensar, de creer y trabajar; es algo más que un modulo táctico, que un grupo de jugadores, más de un entrenador… es simplemente MÉS QUE UN CLUB.