¿Tierra de campeones?

Eliminar de la copa nacional los rivales históricos de San Marcos de Arica a las puertas de una nueva temporada debe representar una sensación de placer incomparable para los Dragones celestes del clásico del Norte Grande, el Deportes Iquique. Hablamos del extremo norte de una delgada franja de tierra que corresponde a Chile (que no es muy conocida futbolísticamente), de las ciudades de Iquique y Arica, pero la tensión es la que caracteriza los clásicos más calientes del país.

Los iquiqueños no podían no beneficiar de este triunfo y emprender un camino hasta ahora más que sorprendente. El objetivo inicial, establecido por la institución nortina después de haber mantenido la categoría y la estructura principal del equipo del semestre pasado, era clasificarse a una copa internacional.

Pero los resultados están superando lo inesperado. El entrenador es Jaime el Pillo Vera, el artífice de la histórica temporada 2013-2014, la de la victoria en la Copa Chile (una de las tres ganadas por el club desde 1978, el año de su fundación). El ex asistente de Claudio Borghi en la selección chilena apoya un 3-5-2 ofensivo pero equilibrado. El pilar fundamental del equipo es soportado por la experiencia y la jerarquía de Manuel Villalobos, uno de los mejores delanteros chilenos en actividad con 125 goles. 100% iquiqueño, regresó a su país natal después de tanto andar (intentó también encontrar el éxito en el fútbol europeo, con la camiseta del Dragões Celectaos en la segunda división portuguesa) y este año será acompañado por otro hijo pródigo, Álvaro Ramos: nombrado mejor joven chileno en 2010, no supo mantener las expectativas en la Universidad Católica y después de un pase a préstamo a Santiago Wanderers volvió a su casa, a la ciudad-puerto de Iquique, antiguo tema de enfrentamiento entre Chile y Perú y zona franca desde 1975 por voluntad de Pinochet.

deportes-iquique-2Si no faltan los motivos futbolísticos para seguir creyendo en el milagro, hay también algunos elementos lingüísticos que pueden generar la fantasía de los hinchas. El origen de la denominación Iquique deriva del idioma amerindio aimara (lengua oficial en Bolivia y Perú y muy difundida en el norte de Chile) donde “Iki Iki” significa “lugar de los sueños”.

¿Existiría manera mejor de realizar el sueño de ganar por primera vez el campeonato festejando en el estadio “Tierra de Campeones”?